Lo que necesitas saber para enviar tus archivos a imprimir

Enviar tus archivos a imprimir no tiene que ser una tarea de vértigo. Sabemos que, a la hora de ir a imprenta, todos tenemos las mismas dudas: ¿se verá bien?, ¿no será muy pequeño?, ¿los colores se verán tal como yo los he decidido?, etc. Me apuesto lo que quieras a que te suena alguna de estas dudas.
Es por eso que en este post voy a explicarte los ocho consejos básicos que necesitas saber antes de enviar tus archivos a imprimir online para garantizar el éxito de una impresión profesional y sin errores.
1.  El tamaño importa Antes de empezar a trabajar en el diseño tienes que tener muy en cuenta el tamaño en el que éste se imprimirá. Siempre debes trabajar en tamaño real. En impresión, no hay posibilidad de “ampliarlo un poquito” porque se pierde calidad. Esto se aplica tanto a nivel general del archivo (si imprimes en un A4, A5 o formatos especiales) como para las imágenes (si ocupan 5cm, busca una imagen que tenga el tamaño adecuado, pero nunca estires la imagen). formatos-normalizados 2. Siempre a una resolución de 300dpi Ya tienes elegido el tamaño en el que quieres tu trabajo, ahora tienes que asegurarte de asignar la resolución adecuada. Para imprimir, lo ideal es trabajar con una resolución de 300dpi (dpi = puntos por pulgada). Si alguno de los elementos que forman el archivo no está a esta resolución, cuando lo imprimas se verá pixelado. Muchas de las imágenes que cogemos de internet tienen una resolución de 72dpi, una calidad insuficiente para imprimir. resolucion-imagen Así que para evitar sustos, asegúrate de usar siempre una resolución de 300dpi y pasar a esta resolución los archivos que vayas a usar y no la tengan. En la imagen ves un ejemplo ficticio de cómo se vería una imagen impresa en una resolución óptima y en una resolución demasiado baja. 3. Usa CMYK o Pantone. Nunca RGB Cuando tus diseños vayan a imprimirse, olvida el RGB, ya que este método se aplica únicamente a pantallas, y no a tinta. Por ello, lo mejor es trabajar en CMYK o con los colores Pantone. Si trabajas con CMYK, los colores que veas en pantalla, serán un poco distintos a los del resultado final de impresión (más apagados, seguramente) pero no tendrás sorpresas desagradables de color. pantone 4. Deja siempre espacio para el sangrado Practicamente todos los diseños llevan imágenes que ocupan todo el espacio, es muy probable que quieras que al imprimirse no se vean márgenes blancos alrededor del documento. Para evitarlos, tienes que hacer uso del sangrado del documento. La sangre (o sangrado) consiste en diseñar con el tamaño que requieres, pero dejando siempre unos márgenes exteriores de unos 2 milímetros de forma que, al imprimir y después pasar la guillotina, no queden márgenes blancos. 5. Traza las tipografías y objetos vectoriales Las imprentas tienen un amplio catálogo de tipografías, pero puede darse el caso,  de que la que has usado no este en su catálogo. Para asegurar que las tipografías que has elegido para tu diseño no se pierdan o sustituyan por otras, siempre debes trazarlas antes de guardar el archivo final para mandar a imprimir. Lo mismo pasa con los objetos vectoriales. Asegúrate de tenerlos bien trazados para evitar que se deformen en el proceso de impresión. 6. Revisa la ortografía Esto es como echarse crema en la playa, sabemos que hay que hacerlo pero… Lo mismo pasa con la ortografía hay mucha gente que salta este paso. No es agradable recibir un flyer, revista o cualquier otro objeto y ver que hay faltas de ortografía o peor aún que hemos escrito mal el teléfono de nuestro negocio. Así que asegúrate de revisarlo bien antes de mandar tus archivos a imprimir. Un truquillo que seguimos en el estudio es revisar entre todos el archivo que hay que llevar a imprimir. Porque diez ojos ven más que dos, ¿no? Además, cuando uno está trabajando mucho tiempo en algo, a veces no se fija en los detallitos más tontos que pueden marcar la diferencia. 7. Guarda siempre en PDF Hay una teoría que pocas veces falla: si se ve bien en PDF, se va a imprimir bien. Si sigues los pasos anteriores y, además, guardas tu archivo en PDF de alta calidad (e incluso con marcas de corte), es muy probable que no te lleves ninguna desagradable sorpresa cuando veas el archivo final impreso. 10. Ante cualquier duda, pregunta Si, es obvio, lo sé. Sin embargo, a veces nos desesperamos buscando la solución cuando lo más fácil, rápido y productivo para nuestro negocio es llamar a un profesional para que se encargue de plasmar nuestra idea.

3 comentarios de “Lo que necesitas saber para enviar tus archivos a imprimir

  1. Viviana dice:

    Sin duda considero que uno de los puntos más importantes es el apartado 6 del post. Te ahorra muchos disgustos.

Deja una respuesta